Mis manías :)

Mis manías :)

Bueno vamos a estrenar sección :) Ya os conté que últimamente tengo la lengua muy suelta y ganas de contar así que, aquí estoy, debutando en el blog con una de mis historia perrunas :) Ya he compartido varias por redes sociales y visto que parece que os han gustado, voy a ir incluyéndolas. A ver si esta semana me pongo al día y publico todas las que tengo. Hoy toca hablar de Mis manías :)


Mis manías :)

Tener manías esta guachi. Mola ser rarito. A mi me gusta. Tiene muchas ventajas como por ejemplo, es un mecanismo infalible para alejar a la gente que no te conoce y/o no te interesa por que pueden pensar que estás chinada. También supone tener un tema de conversación adicional que nunca viene mal para cierto tipo de personal con repertorio reducido (no es mi caso que yo soy una persona con verborrea volcánica, a la vista está).

La historia es que últimamente estoy notando que me estoy volviendo más maniática. Me estoy profesionalizando y perfeccionando y es que cuanto mas vieja más pelleja…  Estoy batiendo récords…  Me veo como la loca de los gatos en unos años como siga por este camino (bueno, la loca de los perros que los gatos y yo… FUUUUUZZZZ… No nos llevamos).

Por un lado tengo manías digamos “domésticas”, más del día a día. Por ejemplo, si vienes a mi casa y dejas una luz encendida en alguna habitación en la que no haya nadie TE MATO. ¿Qué pasa? ¿Que como la factura no la pagas tú, te da igual verdad? O si vienes a mi casa y por un casual friegas o te lavas los dientes y dejas correr el agua mientras realizas la acción principal ESTAS MUERTO. ¿Qué pasa? ¿Que como los océanos son inconmensurables, te da igual verdad?

Si salimos a comer o a cenar, me da repugnancia y tirria máxima la gente que sorbe al comer ME ASQUEA DEMASIADO (¿cómo se puede sorber un alimento sólido? ¿cómo lo hacéis? y lo que es peor… ¿por qué lo hacéis? ¿no veis que da gases?). Sorber o hacer ruiditos al comer… Si es sencillísimo: mastica en silencio, crea el bolo alimenticio con delicadeza y traga despacito. Puedes hablar entre bocado y bocado pero sólo si tus palabras van a aportar algo más que tu silencio.
¡Ah! Odio la gente que grita/habla de más de alto. NO LO SOPORTO. Me entra un nerviosismo brutal, ganas de despellejarles, coserles la boca y rajarles la garganta para que jamás en la vida vuelvan a emitir sonido alguno.
También detesto a la gente que rebaña los platos, ese sonidito del cubierto contra el plato me saca de mis casillas… No seas “gusmias” coño. O pide otra cosa o al salir, cómprate un bocadillo en el chino pero no lamas ni rebañes.
También tengo otro tipo de manías que “nacen” de mi, que nadie provoca, como por ejemplo, no puedo comerme una mandarina sin antes quitarle todas las hebritas (una por una) y la piel (gajo a gajo). Tengo que dormir herméticamente cerrada (puertas y ventanas) y con tapones. No me gusta decir adiós, no soporto tocar las barras del metro con las manos, ni que me toquen el pelo (NI TE ACERQUE) (chicos, tocar el pelo a una chica no es romántico, lo odiamos). Vomito con el incienso. Siempre hago el mismo recorrido por los pasillos del supermercado aunque sepa que no vaya a compara nada en una zona concreta. Inconscientemente memorizo las matrículas de los coches que van delante de mi. Tengo un tembleque en las piernas constante (parece o que estoy mazo nerviosa o que llevo un puestazo…). No puedo salir de casa sin pendientes. Tengo que acabarme los libros que empiezo aunque sean un truño. Cuando me hago un bocadillo, abro el pan, le quito la miga y me la como antes de rellenarlo… en fin… Podría estar así hasta que Instagram consiga unos efectos decentes para sus stories…
También sufro otras manías más profesionales como la hipnomanía que es un deseo incontrolable por dormir. Fagomanía que no es otra cosa que tener más hambre que los pavos del manolo todo el santo día y la cinomanía que es un entusiasmo intenso por los perritos (aunque yo más bien diría Pilomanía). La oniomanía,que es la obsesión por ir de compras,  la sufro la primera semana de mes (no da para más). Tengo alguna más, (de hecho creo que tengo alrededor de 250 que haya detectado) pero me las callo por que me gustaría seguir conservando mis amistades y sobre todo, la libertad.
Pues eso que soy una polimaniaca jajajaja así que… cuidadito conmigo. He pensado ir a un profesional para ver si tengo solución pero luego pienso: ¿no dicen que hay que aceptarse tal y como uno es? Pues así soy yo :) Os dejo por que se me hace tarde. Tengo sandía de postre y tengo que quitarle las pepitas y dejarla preparada antes de empezar a cenar :)
Compartir
  •  
  •  
  •  
  •