Party time: sábado sabadete

Party time: sábado sabadete

Party time: sábado sabadete ¿Por dónde empezar? Vaya finde éste… muerta en vida sigo jajaja El sábado fuimos al curso de defensa personal de KRAV MAGA (hasta que me he aprendido el nombre… me salía MANDAGA STYLE o JUAN MAGAN) . No voy a ponerme a contaros en qué consiste ésta técnica, el q esté interesado que lo busque, que no soy la Encarta (aclaración para los Milleniars: la encarta es la wikipedia de los 80/90). Vamos al lio.

Party time: sábado sabadete

El caso es que estuvimos casi 3 horas en el gym, practicando, haciendo un poco el canelo y yo personalmente desco*onandome (es q a mi me da la risa floja muy fácil). Practicamos varias posturas y técnicas y me quedaron claras varias cosas:

  • 1) No soy capaz de coordinarme ni patrás. No puedo escuchar la orden, visualizar la situación, pensar por qué lado tengo ir, dónde poner el pie, qué mano tengo que tener adelantada y con cual tengo que pegar el meco. IMPOSIBLE.
  • 2) Sigo con mi problema para diferenciar entre izquierda y derecha. Creo que se debería intentar cambiar ese sistema obsoleto por rojo/verde o con-la-que-escribes/con-la-que-no.
  • 3) Si un tío normal quiere pegarme (no hace falta que sea un mostrenco de 2 metros), me va a reventar. Durante la sesión, simulábamos ataques entre compañeros y uno de ellos casi me parte el esternón. Y eso que sabía q venía a por mi (factor sorpresa 0), que yo llevaba protección y el tío me dijo que no había hecho fuerza… o se estaba tirando el pisto o claramente soy más frágil que el cristal de Bohemia.
  • 4) Me sigo quedando con la patada en los huevos como golpe maestro. Si algún día me atacan, no pienso complicarme con con llaves raras, técnicas de reducción ni leches. Si me tengo que pegar lo tengo claro: PATADA EN LA ENTREPIERNA.
  • 5) Necesito mejorar. En general. Si quiero poder defenderme, tengo que aprender en serio y aumentar mi fuerza. Eso, o contratar un guardaespaldas. Id echando currículums.
Mi conclusión es que el truco está en ver venir al malote y echar patas. Punto. Me pregunto el resto de mujeres, que no tienen mis músculos cómo gestionan este tema… Os dejo un minivideo en Instagram para que veáis que estilazo me gasto. HUHA.
Cuando acabamos, me había venido tan arriba, que me daba como miedo salir a la calle por que tenía la adrenalina que me salía por las orejas… creo que hasta segregaba testosterona, salí como loca, buscando bronca jajaja Menos mal que una ducha fría relaja (casi) todo…
Acabamos. ¿Qué hacemos? CAÑA AQUI. Pues eso. Nos fuimos de terraceo a comer y a tomar unas cañas que repartir mandobles cansa y da sed. La primera jarra de un trago, verdaderamente llegamos ansiosas. La segunda jarra la dosificamos, de dos tragos. Y la tercera ya aguantó los 5 minutos. Terminamos de comer. ¿Qué hacemos? COPA AQUÍ. Pues eso. Nos parapetamos en otra terraza. Sed, lo que se dice sed ya no teníamos, pero empezó a hacer como calorcito y claro… cuando nos dimos cuenta, se nos había ido un poco de las manos… y dijimos ¿Qué hacemos? Pues vamos a la peluquería… Por hacer algo… Llegamos entre desatadas y medio piripipis… yo me quedé frita mientras me lavaban la cabeza, y mira que es difícil dormirse en esos lavabos infernales. Yo creo que el inventor de ese chisme tenía familia fisioterapeuta por que es un destroza cuellos. Pero yo me quedé como un cesto. Apocada y cohibida, la peluquera me despertó… me pareció leerle el pensamiento jajajaja (WTF)… pero nos dejaron marvellous. ¿Qué hacemos? Leti quería ir por casa a dejar los achiperres del gym y poder salir a cenar y a tomar algo que nos daba como cosa llevar una hora y media sin comer ni beber.. Pues vamos.

De repente me acordé de mi pobre Pilo. Otra vez lo había vuelto a hacer… pobre mio… pasamos por casa a saludarle y a coger algo de ropa. Él no podía creer que me volviera a largar… su cara era una mezcla de resignación y de haber comido setas alucinógenas… no daba crédito… pero como es un solete, me dio un beso antes de marcharme y me dijo que lo pasara bien :)

Como había pasado un tiempo prudencial desde la última copichuela, cogimos un cochecito de esos que hay ahora de alquiler para llegar cuanto antes pero a casa de Leti… obviamos un pequeño detalle… aparcar por la zona donde vive Leti… Su casa está en coche a 5 minutos de la mía… pues bien, tardamos 40. 40 minutos señores. Y lo triste es que al final, tuvimos que cambiar de zona para poder aparcar el pu*o huevo kinder por que nos iba a salir más caro el trayecto que un vuelo Madrid-Roma en Iberia. Al final abortamos misión de saqueo al chino  para cenar en casa y paramos a repostar en un bar cualquiera pq ya no aguantábamos de hambre… y al final, nos cogimos un taxi para ir a su casa. MUY BIEN CHICAS.

Al salir del taxi nos dimos cuenta de que no teníamos tabaco. No es que fumemos, era para otras amigas. Probamos en 3 bares, en los 3 había hecho mella la ley antitabaco y no tenían. Pero como Dios aprieta pero no ahoga, entramos en un cuarto sitio. Resulto ser uno de esos pubs (se dice todavía esa palabra?) donde había nada menos que 4 despedidas de soltero… A ver… este fue uno de los puntos de inflexión de la noche… La vida abría dos posibilidades ante nuestros ojos… mimetizarnos con aquella jauría bailonga de gente desatada o seguir con nuestro camino… decidimos hacer un mix y tomarnos allí un chupito, bailar la conga y seguir con nuestra vida.
Tras este absurdo periplo, nos arreglamos un poco (evitando retocarnos el eyeliner por que teníamos el pulso para robar panderetas y no queríamos que nos confundieran con unos ositos pandas) y nos tomamos un refrigerio mientras haciamos videos Boomerang a ritmo de Despacito y de el Regetón lento. ¿Qué hacemos? Pues vamonos a la disco. Pues vamos. Otro taxi.
Publicidad mala no hago así que, omitiré el nombre del garito… pero vamos… un ruidamen infernal que no dejaba escuchar la música (con las ganas que teníamos de bailar las coreografias que habíamos preparado mezclando los mecos del MANDANGA STYLE que habíamos aprendido y nuestro inconfundible toque de cadera). La edad media de la gente que había en el sitio era tal, que biológicamente podríamos haber sido la madre de todos ellos.
Y para colmo, nos tiramos mas de 20 minutos buscando el anillo de compromiso de una mujercilla que se lo habría sacado o bien por que había ligado y se estaba haciendo la “libre” o el novio le había regalado la alianza heredada de su abuela que tenia dedos como morcillas… en fin… yo qué se… Pero bueno como nosotras nos reímos hasta de nuestra sombra, pasemos un buen rato.
Cuando apagaron las luces del garito fuimos conscientes de que ya era hora de retirarse. El dolor de piernas y la cartera vacía también nos indicaron que era el momento. Otro taxi y pa casa. Del domingo no voy a hablar… sólo recuerdo ardor. De estómago, de piernas, de cabeza… menos mal que entre las muchas virtudes de Pilo está la paciencia y no me dio el coñazo en todo el día. Hoy es martes y ya estoy casi recuperada :) nada como volver a la realidad para que la jartura del día a día te haga olvidar todo. No hay mal que por bien no venga.
Compartir
  •  
  •  
  •  
  •